La libreta de itá de santo

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Cuando una persona ha decidido dar el paso de hacerse  Kari Osha o  coronarse santo, se debe llevar un registro de todos los pasos que se realizan durante esos días, dicho registro lo conocemos como itá, una traducción de esa palabra sería “sentencia” ya que lo fundamental que ahí queda plasmado son los consejos que dan los orishas al tercer día de la ceremonia, todo eso va escrito en un cuaderno dispuesto únicamente para eso al que llamamos libreta de itá.

Como expliqué en el artículo Kari Osha Hacerse Santo, nosotros desde el cielo venimos sabiendo cual es nuestro destino en la tierra pero al nacer lo olvidamos todo y los Orishas son quienes nos pueden orientar para descifrar cual es nuestra misión, eso lo hacen a través del itá, donde con el caracol de cada santo, cada uno de los Orishas que recibimos en la ceremonia nos da un signo, oddun o letra, donde el oriaté (santero que dirige toda la ceremonia) sirve como vehículo para transmitir el mensaje que los Orishas nos quieren dar.

La libreta de itá, es como el libro de vida del santero, todo lo que allí está escrito tarde o temprano se cumplirá, ahí se escribe pasado, presente y futuro. Todo itá se escribe con el mismo orden y siempre señalando la fecha al día correspondiente; sería una hoja para cada sección;
  • Resgistro de Entrada
  • Ebbó de entrada
  • Firmas de los santeros presentes
  • Coco a los Eggun
  • Coco a Ozain
  • Lavatorio
  • Coco al ñangareo
  • Itá: Signos, oddun o letras que dieron los santos incluyendo sus respectivos consejos.
  • Camino de los santos, madre o padre en el santo y su Nombre de santo.
  • Ebbó de estera.
Es importante que se siga el orden necesario al escribir el itá, y debe ser escrito por un religioso con dominio sobre el tema, y sobretodo discreción ya que el día del itá (tercer día de la ceremonia de cari osha donde los orishas le dan cada uno un signo al iyawó) se hablan de cosas muy personales del iniciado y que debe ser respetado.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

También es necesario que se tenga orden en la escritura, porque como ya se mencionó, ese es el libro de vida, si está desordenado así de desordenada será tu vida. De hecho, es importante que en la parte del itá donde se coloca específicamente los signos que den los orishas seguido del iré, osogbo, tipos de iré u osogbo, etc. se cumpla con una recomendacion que data de mucho tiempo atrás y que hoy en día no se toma en cuenta, y es no colocar la palabra Osogbo ahí, los osogbos se escriben en las últimas hojas de la libreta. ¿Por qué? porque si es tu libro de vida querras que lo malo sea lo último que vivas, por eso lo negativo se deja para el final.
¿Qué pasa cuando una libreta de itá tiene ese error? la recomendacion que dan los mayores es transcribirla en un nuevo cuaderno, por su puesto corrigiendo el error, y el anterior lo quemas.
En muchas oportunidades vi como algunos santeros le decían a sus iyawoses, que averiguaran sobre sus signos con los mayores, es decir, pedir información acerca de los oddun a aquienes tienen más experiencia, pues eso es un arma de doble filo porque si bien los olorishas tenemos el deber de conocer de cabo a rabo nuestros signos de itá, también quién los sepa puede usar sus conocimientos en nuestra contra, incluso yo también en un principio cometí el error de nombrar mis signos despreocupadamente y con el tiempo entendí que eso no era bueno. El itá debe ser celosamente guardado, no debemos decir qué signos tenemos en cada santo porque los más experimentados por ahí descubren cuál es nuestro talón de Aquíles.
www.clasf.co.ve
En la libreta de itá también se apunta lo relacionado al ebbó meta, y el itá de cada santo que se vaya recibiendo, el último itá de un santero es el de su ceremonia fúnebre y su libreta de itá quedará en manos de quien el olorisha fallecido halla designado.
Muy importante es que el iyawó salga del cuarto de santo con su libreta de itá, algunos santeros acostumbran entregarla después del ebbó meta o al cumplir el año del iyaworaje, el problema es que si el iyawó no tiene su libreta para ir memorizando sus recomendaciones y prohibiciones es fácil que incurra en errores, haciédo lo que no le conviene o dejando de hacer lo que se le recomendó y esto trae consecuencias para esa persona, así que por lógica el iyawó se queda con esa libreta tan pronto finaliza el itá y su deber es investigar todo lo relacionado a sus signos para conocerse mejor a sí mismo y vivir como le fue predestinado desde el cielo.